I Centenario de José Antonio Primo de Rivera

 

Joaquín M. Pavón

Altar Mayor

 

Durante este año se cumplen varios centenarios de personajes relacionados con nuestra cercana historia política, nacidos en 1903, como son María Teresa León, Max Aub, Alejandro Casona, César González Ruano y José Antonio Primo de Rivera. También se incluye Alberti que nació en diciembre del año 1902, pero cuyos actos se han celebrado ahora.

Un rotativo nacional decía: «punto final de los centenarios será uno más vinculado con la política y la historia, pero con ramificaciones culturales, Se trata de José Antonio Primo de Rivera, que va a contar con una programación organizada exclusivamente por los reductos falangistas».

Efectivamente, Plataforma 2003 pretende recuperar la figura de José Antonio para la memoria colectiva de nuestro tiempo, con el decoro intelectual que se merece.

¿Por qué se metió en esta aventura Plataforma 2003? Muy sencillo: porque las instituciones que deberían hacerlo miran para otro lado.

Plataforma 2003 acometió esta difícil empresa sin medios pero con voluntad y espíritu de servicio, con mucho esfuerzo, mucho trabajo y superando muchas dificultades, cuando en realidad hay otras instancias que moralmente deberían tomar la iniciativa. No olvidemos que estarían obligados a conmemorar este centenario la Nobleza, el Ateneo de Madrid, el Colegio de Abogados de Madrid, incluso el propio Estado; sin embargo ninguna de estas instituciones a las cuales perteneció José Antonio se ha «mojado». Por el contrario, otros centenarios han contado con los auspicios de la Administración. En el centenario de Alberti, en su organización participó el Ministerio de Cultura. En la comisión hubo tres vicepresidencias: la Ministra de Cultura, el Presidente de la Junta de Andalucía y el de la Comunidad de Madrid. La presidencia la ocupó el Director de la Residencia de Estudiantes. Se editó un sello.

El centenario de Max Aub tendrá una cobertura más amplia gracias al apoyo poderoso del presidente del gobierno. Max Aub, un intelectual de izquierdas, el gran clásico «rojo» decía: «la palabra España me desbarata toda ecuanimidad». Se programan exposiciones, congresos y hasta la emisión de un sello de correos. Asimismo se va a llevar a término la edición de sus obras completas. ¿Puede un gobierno de derechas (o de centro) reivindicar a un escritor republicano y socialista? Misterios de lo «políticamente correcto». Cosas veredes...

Después de este preámbulo centrémonos en nuestro tema filatélico. En tiempo y forma (13-2-2001) nos dirigimos al órgano competente del Servicio de Correos solicitando un sello para el centenario. Para no hacer prolijo este trabajo, nos limitaremos a reseñar, para general conocimiento, algunos párrafos de la documentación cursada al efecto:

«Que en honor de esta figura importante de la vida pública española de los años treinta y al igual que sus contemporáneos (Antonio Machado, Federico García Lorca, Indalecio Prieto, Castelao, Pemán, Rafael Alberti, etc.), estimamos que se merece figurar en un sello de correos de su amada España.

»Que esta asociación (nos referimos a Plataforma 2003) pide a esa Comisión, con todos los respetos y de acuerdo con la norma establecida al efecto, sea incluido, oportunamente, un sello de José Antonio en la programación que se haga para las emisiones del año 2003».

Otras personalidades que aparecen en los sellos: Pío Baroja, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, Centenario de Picasso, León Felipe, Generación del 98, Valle Inclán y José Pla. Por cierto, Pla dijo sobre José Antonio: «El señor Primo de Rivera es una de las personas que conocí en Madrid más elegantes, cultivadas, apasionadas y desplazadas. Siempre que hablé con él me causó una impresión extraordinaria».

En una de las charlas, José Antonio le dice: que no quiere crear un partido «como el fascista italiano o el nacionalismo alemán [...] un partido de este país, patriota unido y eficaz.

»Su movimiento es vitalista, ilusionista, iluminista, complejo, frabricitante. Yo soy un pequeño propietario rural -lo seré cuando mueran mis padres-. Lo que me obsesiona es la contribución que cada trimestre pone el Estado, que es un Estado sin eficacia. Yo soy partidario de la época boba que implantó Cánovas después de la locura liberal y anárquica del carlismo del siglo pasado».

Pla dice que Primo de Rivera recuerda que Cánovas había muerto asesinado; José Antonio dice igualmente: «Yo seré detenido y...» José Antonio deja la frase incompleta.

En cuanto a su biografía decíamos:

«José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia. Madrid 1903-Alicante 1936. Hijo primogénito de de D. Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, Marqués de Estella y de doña Casilda Sáenz de Heredia Suárez de Argudín. En julio de 1923 ingresó en el ejercito en Barcelona como soldado del Regimiento de Caballería "Dragones de Santiago". Proclamada la República en 1931 fue candidato al Congreso de los diputados pero fue derrotado por su contrincante don Manuel Cossío. En octubre de 1933 fundó Falange Española y en el mes de noviembre del mismo año fue elegido Diputado a Cortes por la provincia de Cádiz.

»José Antonio "Aristócrata": Fue III Marqués de Estella, Grande de España, gentilhombre y Caballero de Santiago; después I duque de Primo de Rivera otra vez grande de España. Noble por sus cuatro primeros apellidos: Primo de Rivera, Sáenz de Heredia, Orbaneja y Suárez de Argudín.

»José Antonio "ateneista ilustre": Perteneció al Ateneo de Madrid, cuya biblioteca utilizó con asiduidad. Y así fue, en su día, reconocido con la exhibición pública de su retrato junto a los otros notables ateneistas. Hace poco este retrato ha sido retirado y sin explicación alguna sustituido por el de D. Severo Ochoa (cita de Ignacio Amestoy).

»José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange, frecuentaba la biblioteca y asistía a la Cátedra de Latín, donde explicaba Agustín Millares. Y se cuenta que el hijo del dictador, cada vez que don Agustín le hacia una pregunta se ponía inmediatamente en pie para contestarla.

»José Antonio "abogado": Licenciado en Derecho por la Facultad de la Universidad Central de Madrid, hoy Complutense. Cursó sus estudios de Licenciatura y doctorado, aunque no llegó a graduarse como doctor, en el venerable caserón de la calle de San Bernardo.

»Por último y para no alargar demasiado esta exposición, cabe contemplar la dimensión profesional de José Antonio como excelente jurista y abogado que ejerció con decoro y prestigio su amada profesión.

»José Antonio fue una figura sobresaliente durante el período de la II República. Hay que entender su figura como una personalidad original en el período republicano. Cuando se haga justicia con su figura se llegará a la conclusión de que fue un hombre relevante en la onda de la política europea».

El último comunicado que recibimos el 27 de junio de 2002 le incorporamos en reproducción fotomecánica.

No nos convence la argumentación de la negativa. Resentimiento y sectarismo es lo que han demostrado los señores del Servicio de Correos.
 

Sobrecargas patrióticas

Al iniciarse el Alzamiento Nacional, el 17 en África («el 17 a las 17») y en la península el 18 de julio de 1936, quedaron interrumpidas las relaciones postales en varias provincias. Curiosamente, tanto en la zona nacional como en la zona republicana, se siguieron utilizando los mismos sellos de correos que se imprimían en la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre, en Madrid que, como se sabe se encontraba en zona Republicana. Cuando se acabaron los sellos en zona nacional se autorizó utilizar para franqueo todo tipo de sellos fiscales y telegráficos. Más tarde se pusieron en circulación los «sellos Patrióticos»; aunque sin valor postal, fueron utilizados como franqueo oficial en algunas poblaciones en donde llegaron a faltar los sellos de correo, por lo que son aceptados con toda naturalidad por el mundo filatélico. El que figuramos a continuación con la efigie de José Antonio, está numerado al dorso y catalogado en M. Gálvez 1960 con el número 5 (s/Juan M. Cabo).

Hay, además, otras dos series 1937 con la efigie de José Antonio. Cinco valores de 5, 10, 20, 30 y 50 céntimos. Esta serie completa vale hoy en el mercado filatélico 2.500 pesetas y sin dentar 10.000.

La otra, de 1938 corresponde a los sellos anteriores sobrecargados. No emitidos. Se trata de una serie de 13 valores. Su coste actual en el mercado es de 33.000 pesetas.
 

Curiosidad filatélica

Sin duda que ha sido un filatélico el autor del matasellos que comentamos puesto que se trata de una tarjeta postal que no ha circulado; sin embargo tiene franqueo oficial de la época. Son cuatro valores de la república: 1 céntimo, 2 céntimos, 10 céntimos María Pineda (1936) y 25 céntimos Pérez Zorrilla (1934-35) en una postal con la efigie de José Antonio. El matasellos es de Vitoria (obviamente zona Nacional) y la fecha junio de 1937 a las 12 de la mañana (no es posible precisar el día).