A Antonio Prada (in memoriam)    


Fermín Alonso Sádaba
presidente  de la Hermandad de defensores de Oviedo

 



Se nos ha ido un gran amigo y un excelente colaborador de la Hermandad de Defensores de Oviedo.

Antonio Prada ha sido un hombre sencillo, modélico en todas sus actividades.

Fue instructor en el Frente de Juventudes, donde su labor es recordada a pesar del tiempo transcurrido.

Dio siempre ejemplo de lo que es amar a Dios y a España, entregando todo lo que en sí tenía sin regatear esfuerzo alguno.

Director de colegios menores en varias provincias de España, entregando su buen hacer y saber  a las juventudes españolas, y así se lo agradecían su alumnos cuando lo encontraban. Fue un gran falangista y se enorgullecía de ello. de aquella España una grande y libre que soñó José Antonio.

Era miembro activo de la Hermandad de Defensores de Oviedo, a la que acudía para prestar sus mejores servicios, daba conferencias y escribía en "Cartas la Director" en LA NUEVA  ESPAÑA.

Se se sentía muy asturiano y cuanto más asturiano era más español se sentía.

El día de su entierro, sobre su féretro, siguiendo su deseo, se colocó la bandera española.

Acudimos muchos amigos, ex alumnos y admiradores a su entierro para acompañar, en su último viaje, a su esposa, hijos y nietos, dándoles la más sincera felicitación por haber tenido un esposo, padre y abuelo que nos ha dejado, en su vida, una lección que recordaremos toda la vida.

Antonio Prada, un abrazo, un fuerte abrazo, en la eternidad.