¿Censura o manipulación?

Sobre la Película "Sin Novedad en el Alcázar"

 


Enrique Álvarez del Castillo


 

Ví que estaba a la venta en El Corte Inglés una videocinta con la película Sin novedad en el Alcázar". Como tenía una copia muy antigua, me apresuré a su adquisición y en cuanto pude la puse en uno de mis vídeos y cuál no sería mi sorpresa, porque empecé a notar que faltaban algunas escenas. Así que coloqué la copia antigua en uno de los aparatos y la nueva en el otro y comencé a hacer comparaciones. ¡Extraordinario! Mi vieja copia dura 114 minutos y la moderna 95, lo que consta en la carátula. ¡Habían suprimido nada menos que 19 minutos!

Hice una detallada visualización pasando escena por escena de cada cinta en ambos vídeos y me encontré con todo lo que a continuación detallo, poniendo en letra cursiva lo que ha sido suprimido en la copia actual.
En la copia antigua aparece un texto que dice: Este film se propone hacer revivir en la pantalla el sublime heroísmo de los defensores del Alcázar toledano. Todos los episodios que componen la revocación de la gloriosa epopeya y todos los personajes que en ella aparecen, desde el ilustre jefe del Alcázar al más humilde combatiente, se han inspirado en testimonios y documentos de absoluta autenticidad histórica. Films presenta Basoli Films Ulargui».

Este texto ha sido sustituido en la copia moderna por el siguiente: «De las Termopilas de la antigua Grecia hasta nuestros días, la humanidad ha tenido siempre respeto por los actos de coraje y de fe cualesquiera fuere la parte o el lugar de donde proviniera. Con este film no se pretende defender ninguna idea política, sino simplemente es la exaltación máxima del heroísmo humano común a todas las naciones. En él, el coraje y la fe empujan e iluminan a un millar de personas al sacrificio esperando un milagro que los salve, y escribiendo así vívidas páginas de gloria que la mayoría de los pueblos registran en su historia».

La primera escena en que aprecio un corte es la que se desarrolla en el Congreso de los Diputados. Habla Calvo Sotelo, que termina su parlamento en la copia actual cuando dice «Más vale morir con honra que vivir con vilipendio». A partir de ah. se suprimen los insultos que le dirigen varios diputados y una mujer que dice «muera muera» a lo que Calvo Sotelo responde: «El destino de España ya no se decide aquí sin
en la calle».

También se omiten los titulares de un periódico donde puede leerse: «Calvo Sotelo ha pronunciado su propia condena». «Trágica muerte de Calvo Sotelo». «Cadáver desfigurado». «El entierro se verifica mañana».

La siguiente escena es en el cementerio y ante el féretro del asesinado alguien dice: «Ante Dios juramos solemnemente consagramos a la triste misión de vengar ti. muerte y salvar a España». Los presentes saludan brazo en alto y dicen: «Lo juramos».

Esta escena ha sido borrada totalmente de la nueva copia.

Otro plano cortado: Se ven unos edificios y una voz que dice: «Las fuerzas militares de África se han sublevado en el día de hoy contra el gobierno».

Un capitán que hemos conocido en el Alcázar charla con un compañero y parte de la escena ha sido también silenciada. El diálogo suprimido es el siguiente: E. capitán pregunta: «¿Es cierta esa noticia?» A lo que su compañero contesta: «Exacta. Las primeras fuerzas han desembarcado esta mañana cerca de Algeciras con un fuerte contingente de tropas marroquíes. Y te diré aÚn más: ésta es una noticia secreta, guárdala para ti. En varias partes de España se lucha denodadamente. Esto es un hecho preciso. sintomático que puede significar mucho en un mañana muy próximo».

Escena en el interior del Alcázar. El coronel Moscardó se dirige a sus jefes y oficiales y les habla. De la arenga ha sido anulado el siguiente texto: «Señores: coma ustedes saben por la radio, la muerte de Calvo Sotelo ha sido la señal del movimiento salvador de la Patria. La iniciativa de la reconquista del país la tiene el general Franco. Están con él los jefes y oficiales y todos aquellos que creen en los destinos de España. Nosotros esperábamos hace tiempo ese día. Por fin ha llegado. Ahora es preciso actuar. El más moderno que exponga escuetamente su opinión». En la copia antigua se veía cómo primero un oficial y después los demás, decían: «Seguir a Franco». A lo que Moscardó contestaba: «Me complazco en oír que sus opiniones coinciden con la mía. Desde estos momentos los destinos de España están en las manos de quien está dispuesto a dar la vida por salvarla». En la copia actual, suprimido lo anterior, han dejado solamente el final del párrafo en que el coronel dice: «Yo pido a Dios que no nos abandone en esta empresa para la liberación y la grandeza de nuestra Patria".

Otra escena silenciada es cuando la cámara enfoca un receptor de radio y una voz dice: «El movimiento faccioso ha sido dominado por las fuerzas del gobierno y asistidas por la opinión pública extinguen rápidamente todos los focos de la rebelión. La tranquilidad es completa en toda España».

Más adelante el coronel Moscardó habla a sus subordinados y de su parlamento ha sido omitido el final donde decía: «Aunque la suerte no nos favorezca habremos tenido ocupadas a las fuerzas rojas, y dado tiempo al general Franco para la toma de Madrid».

Minutos después, en la conversación que por teléfono sostienen el jefe del Estado Mayor republicano y el coronel Moscardó, se suprime la siguiente parte del diálogo: Moscardó: «¿Una locura? No. España para nosotros es el general Franco». Jefe E. Mayor: «El general Franco no podrá llegar a vosotros».

A continuación sale un titular de prensa que ha sido también anulado y que dice: «El hospital de Afuera ha caído. Las tropas leales han ocupado Toledo. Los rebeldes se hacen fuertes en el Alcázar».

Minutos después otra escena pasada por alto en la copia nueva es en la que se ve al general que dirige el ataque al Alcázar y a un diputado en una comida con varios jefes y oficiales republicanos. El primero comenta que están en el arzobispado porque todo allí está en orden y que incluso ha ordenado que no se toquen las imágenes religiosas porque son muy decorativas. Entonces el diputado se levanta y en plan arenga dice una serie de frases como la civilización y la equivocación de los defensores, etc.

En la conversación telefónica de Moscardó con su hijo, que ha sido detenido fuera del Alcázar. En ella al final el coronel dice: «Si es verdad, encomienda tu alma a Dios y muere como un patriota gritando ¡Viva España!». Las tres palabras últimas han sido cortadas.

Los atacantes, por medio de un megáfono, dicen a los del Alcázar que deben rendirse y en una ventana se ve a un cadete. Lo que contestaba ha sido silenciado y era lo siguiente: «¡Para los soldados de España, la palabra rendirse no existe!».

Hay otra escena en la que se ve al general que dirige la fuerza atacante reunido con sus jefes, a los que informa que a la hora señalada se asaltará la fortaleza. Termina su arenga diciendo: «¡Viva la República!», a lo que contestan todos con un viva y saludando puño en alto. Todo este párrafo y el saludo han desaparecido.

Otra secuencia bastante larga y totalmente omitida es en la que se va a proceder a la voladura del Alcázar, donde se nos mostraba un cerro con numerosos hombres, mujeres y militares, cámaras de noticiarios y diversos personajes que comentan el gran espectáculo que van a presenciar.

Tras la pretendida voladura del Alcázar y el ataque de las fuerzas republicanas, vemos en la pantalla una serie de locutores de radio de diversos países y periódicos extranjeros. El último locutor de radio ha sido callado porque se ha cortado ahí la escena. ¿Saben qué decía? Simplemente lo siguiente: «Las tropas del general Franco están ya a diez kilómetros de Toledo. ¿Llegarán a tiempo de liberar a los defensores del Alcázar?».

Ya a punto de terminar la película, el coronel Moscardó, enfocando sus prismáticos sobre unos cañones que giran en redondo, dice: «¡Los rojos disparan en otra dirección! ¡Llegan los nuestros, llegan los nuestros!». Se ha suprimido la frase «¡Los rojos disparan en otra dirección!».

A continuación un titular de periódico que tampoco se ve en la nueva copia y que dice: «La resistencia roja en Toledo rota por el avance victorioso de las tropas de Franco».

Y por último, tras la célebre frase de Moscardó «Sin novedad en el Alcázar» y el abrazo al libertador general Varela, la cámara nos muestra los rostros de los defensores -mujeres y hombres- escuálidos, llorosos de emoción, heridos, vendados e incluso un grupo de mujeres que saluda brazo en alto, etc. Pues bien, todos estos planos han quedado reducidos a uno general sin ninguna expresión con el que se cierra esta versión que ha quedado totalmente descafeinada

Resumiendo y vista sin pausa la copia nueva, puedo afirmar que el nombre de Franco no se oye ni una sola vez. Tampoco el de fuerzas nacionales, ni el de rojos. Las nuevas generaciones que vean esta película pensarán en las Termópilas o tendrán que hacer muchas preguntas si quieren saber la verdad.

Como remate a lo dicho, hablé con el jefe de compras de videopelículas de El Corte Inglés, quien me dijo que ellos no tenían ninguna culpa pues la había comprado a la distribuidora Divisa Ediciones, de Valladolid, a quien escribí una carta con la queja correspondiente. La contestación, parecida: que la habían adquirido de la firma italiana Bassoli Films, que ya venía así y que en resumen los cortes eran por repeticiones de escenas y que no afectaban al total de la película. Casi nada, i 19 minutos!

Por su parte, los críticos de cine, cinéfilos y cineastas, siempre tan preocupados con la censura, no han dicho nada al respecto, al menos que yo sepa. O no se han enterado, claro. Y como final me he preguntado: ¿Censura sobre Franco y su época o una manipulación? y tras una breve pausa me he contestado: posiblemente ambas cosas.