Creo en España

 


Juan Luis Calleja

 

Creo en una sola España. Madre fecunda, creadora del cielo limpio y la tierra varia. Y de todas las Américas de América. Y en un sólo pueblo español, primogénito entre los hijos de España; nacido de la Madre, antes de todos los descubrimientos.

Pueblo de pueblos, nación de naciones, verdadero Reino de reinos verdaderos. Engendrado y hecho; consustancial al Mare Nostrum, por el cual fueron hechas Grecia y Roma; cuyas aguas, por nosotros y por nuestra civilización, nos enviaron el Derecho.

Y la Cruz.

Y por obra del Apóstol Santiago, la Cruz encarnó en Iberia pagana. Y se hizo España. Y corrieron los tiempos. y por nuestras culpas, España fue crucificada; padeció bajo el poder de la Media Luna y fue sepultada.

Y resucitó al octavo siglo, según las crónicas. Y subió a las cumbres, donde estuvo sentada a la diestra de la Gloria. Y por nuestra desidia, hubo de bajar al suelo y ser juzgada por amigos y enemigos. Y su imperio tuvo fin. pero no, su aliento.

Creo en el amor a España, soplo vivificante que procede del honor y va hacia el mañana. Creo en el genio de España, horno de virtudes y redoma de mezquindades: pero creo en España. La cual, con sus pueblos de aquí y de allá, debe ser justamente venerada, respetada y glorificada; que habló por boca de sus ejemplos, calló por dignidad y tiene pedida la palabra.

Y creo en Castilla, que es una, santa y dolorida. Creo en las barras de Cataluña, en las cadenas del rey Sancho y en las Asturias de Santillana. Creo en el león de León y en la granada de Granada. Creo en el tañido de Compostela y en las Vascongadas de España.

Creo en una sola España.

Creo en la comunión de sus pueblos. Confieso una sola bandera por símbolo de esta fe y por testigo de la Patria.  Y espero la resurrección de los muertos a España.

Y aliento para todos.

El Espíritu esté siempre con nosotros. Y en el Derecho.